FLOREAL EN SUS ORÍGENES FUE UN HOTEL DE UN MATRIMONIO INGLÉS, QUE SE DISTINGUIÓ CON EL FIVE O’CLOCK TEA

En aquella época uno de los hobbies o deportes favoritos de los elegantes visitantes y habitantes de Punta del Este era cabalgar por las dunas y hacer un descanso a la hora del té en Floreal.

Con los años se fueron incorporando los brioches, los sándwiches de pan de nuez, las tartas de frutas, el rogel, el lemon pie y la torta de mousse de chocolate, productos hasta el momento inexistentes en la oferta de Punta del Este.

Actualmente, las costumbres y horarios han cambiado, con lo cual el salón de té no tiene la importancia de antaño. Se decidió continuar con ésta propuesta para honrar los orígenes y para mantener un servicio hacia los clientes de aquella época, que aún hoy lo visitan.