La historia de Punta del Este es atrayente no solo como contexto histórico, sino como valoración del desarrollo vertiginoso que ha experimentado en cinco décadas, donde extranjeros de diferentes nacionalidades han contribuido a esta realidad.

Fue descubierta por Juan Díaz de Solís el 2 de Febrero de 1516, con el nombre de Puerto de Nuestra Señora de la Candelaria. Ese día, marca un hito en nuestra historia, se unen dos culturas, se introduce la religión católica y nacemos como nueva raza.
La puerta de entrada al Río de la Plata era la bahía de Maldonado.
El Uruguay está dividido en departamentos y Maldonado es uno de ellos, dentro del mismo, a 11 Km. de distancia, se ubica a Punta del Este.

Maldonado es el único departamento del país que crece demográficamente, dado que las posibilidades de trabajo son superiores al resto, sobre todo en lo que a remuneración se refiere.
Los nativos de la zona eran muy pocos, a tal punto de suponer que la población de Maldonado no tiene memoria.
Fueron muchos los uruguayos de otros departamentos, como también extranjeros, que se fueron radicando en estas tierras en busca de una forma de vida o de mejoras laborables, como lo es en nuestro caso.

Los argentinos, mayoritariamente de clase alta, fueron quienes desarrollaron este lugar con un estilo de vida diferente al nuestro, ubicándolo a Punta del Este como el fenómeno de lujo del Uruguay.
Social y culturalmente trajo consigo repercusiones, porque el uruguayo de por sí, pero sobre todo el de clase media, es más retraído y con un estilo de vida más tranquila que la de nuestros vecinos, sobre todo los de las grandes ciudades.
El uruguayo se sentía discriminado ante una mirada con aires de ostentosidad, al punto de creer que todos los residentes, no importaba si eras inversor o cocinero, éramos millonarios. Un concepto que lamentablemente quedó instaurado hasta el día de hoy.

Hoy en día, a consecuencia de la gran cantidad de construcciones y de crisis en los países linderos, el uruguayo ha adquirido inmuebles que según las épocas de bonanza o no, los alquila o los disfruta.
Como así también, es cada vez mayor la cantidad de turistas que nos visitan y la oferta es cada vez mayor, en todo aspecto, por lo que hay gran variedad de precios. Mi padre siempre decía…

“En Punta del Este tú puedes hacer la vida que tú decidas hacer”.
Y si, tiene magia, una luz propia, aquella que nos brinda esos contrastes, que solo se dan aquí, en Punta del Ese a raíz de su fervoroso crecimiento.